El 21 de marzo es conmemorado el día mundial del Síndrome de Down, que es la mutación del par de cromosomas número 21, una combinación natural, que tiene efectos en el estilo de aprendizaje, rasgos físicos o en la salud. Se celebra para promover la conciencia de la sobre condición y dar a conocer las necesidades que la misma provoca, ya que la mayoría de las personas que nacen con Síndrome de Down tienden a presentar condiciones asociadas como cardiopatías, problemas de lenguaje, discapacidad intelectual, entre otras. 

En diciembre del año 2011 se designo este como el día mundial del Síndrome de Down, fecha con significado, ya que esta condición se debe a un cromosoma extra en el par numero 21, por ello fue designado para el día 21 de marzo.

f131427-3-h

Compartimos la historia de superación de la seño Noelia, la primera maestra argentina con síndrome de Down. Siempre quiso trabajar en una guardería y ha alcanzado su sueño con tesón, esfuerzo… y siempre con una gran sonrisa.

Desde que era una niña Noelia Garella soñaba con convertirse en maestra, sueño que gracias a su lucha y determinación, se ha convertido en realidad. Esto no sería un hecho insólito si no fuera porque la joven es la primera persona con síndrome de Down que trabaja como maestra de preescolar en Argentina. ‘La Noe’ como le llaman sus alumnos, se graduó en el 2007 como maestra de preescolar en la ciudad argentina de Córdoba y empezó a trabajar en el 2012 de encargada del programa de estimulación temprana a la lectura en el jardín de infancia Capullitos.noelia1z-z

La exdirectora de la escuela infantil donde Noelia trabaja actualmente, dice de la joven: “Muy rápido nos dimos cuenta de que tenía mucha vocación y daba lo que más aprecian los niños de las salas maternales, que es el amor”. Solo hay que verla con los pequeños para entender las palabras de Alejandra, su autoestima, vitalidad y amor por sus alumnos, la convierten en la maestra perfecta.

Su consejo: saber escuhar: “Con los niños siempre me siento bien, sus padres me adoran y las otras maestras y las directoras que he tenido son unas divinas”, asegura Garella. “Yo lo que quiero es que lean, que escuchen, porque en la sociedad hay que escuchar”, añade. El optimismo y autoestima de Noelia Garella hace que siempre se quede con el lado bueno de las cosas, por eso, explica con una amplia sonrisa el día en que una directora de un jardín de infancia le dijo a sus padres: “Aquí, señores, monstruos no, síndromes de Down, no”. “Esa maestra para mí es como el cuento que les leo a los chicos: un monstruo triste, que no entiende nada y se equivoca, en cambio yo soy el monstruo feliz”, declara.

Link para ver entrevista a la seño Noelia